Sobre la mesa

Cada equis tiempo, de forma periódica y rotativa, ponemos “sobre la mesa” uno de los artículos de la colección, con el ánimo de exponerle un comentario o un análisis o un estudio  o llámese también equis. La intención no es otra que la divulgación, en dosis de goteo, de nuestro trabajo, y el enriquecimiento del público. Eso sí, se trata de muestras sustitutorias, es decir, cuando se exponga la siguiente, desparecerá la presente, que hizo desaparecer la anterior.

Hoy ponemos sobre la mesa:

 

                                                                                                                   Billar romano

Se le suele llamar pinball, petacos, milloncete… La RAE lo denomina de antiguo como billar romano. Con todo, el juego es de origen francés y nace en el siglo XVIII en un tablero con parentesco del billar. Este juego llegó a ser muy popular en las décadas de 1970-80, con las máquinas electromecánicas de bares y salones llamadas flipper, y hay quien las considera las madres de las tragaperras. Antes de esto, ya fueron comercializadas como juguete. Archer fue un fabricante valenciano de juguetes de madera y cartón, que no obstante se abastecía, como la mayoría de las firmas, de empresas auxiliares para su producción. En este caso, la preciosa y colorida estampería – se nos cuenta- es obra de Gráficas Numen de Vigo.

billar romano