Sobre la mesa

Cada equis tiempo, de forma periódica y rotativa, ponemos “sobre la mesa” uno de los artículos de la colección, con el ánimo de exponerle un comentario o un análisis o un estudio  o llámese también equis. La intención no es otra que la divulgación, en dosis de goteo, de nuestro trabajo, y el enriquecimiento del público. Eso sí, se trata de muestras sustitutorias, es decir, cuando se exponga la siguiente, desparecerá la presente, que hizo desaparecer la anterior.

Hoy ponemos sobre la mesa:

                                                                                                    Autobús con imperial

Todo juguete de Lehmann es una pieza de alto copete. Marcha a través de un muelle de cuerda, con dirección practicable.

Este ejemplar encarna el paso de las caballerías (primitivo ómnibus) al motor. La estructura del vehículo es la misma del carro de caballos, al que se le ha suprimido la tracción animal y se le ha puesto un motor delantero. Detalles en este sentido son elconductor sobre pescante y la diferencia de tamaño de las ruedas traseras y delanteras. Esta “metamorfosis” se dio en todo tipo de vehículos, que pronto se acomodaron a formas más aerodinámicas. De antiguo, los autobuses lucieron publicidad, hecho que aprovecha Lehmann en este juguete para anunciarse él mismo. Es uno de los pocos juguetes que hizo “en serio”, es decir, próximos al modelo real. La mayoría eran fantásticos y novedosos: animales que conducían, payasos extravagantes, vehículos irreales, etc…

autobús con imperial