Payá Hermanos, fábrica de juguetes y cuchillería.

Nave maquinaria 1928(En exclusiva por Raimundo Payá Moltó, tercera generación de Payá, para nuestra web).

 

La familia Payá fundó la empresa juguetera a partir de su primer negocio: eran hojalateros. En consecuencia nació una empresa poliédrica y muy innovadora.

A finales del s.XIX en 1893 empezó a cambiar el pueblo de Ibi de agrícola a industrial gracias a la fabricación de juguetes. Juguetes, en la zona catalana, ya fabricaban profesionales pero de modo artesanal no industrial. Esta fue la novedad que introdujo la familia Payá.

En 1912 Payá inicia una nueva sección, totalmente diferente a los juguetes: la cuchillería.

Si profundizamos en el tema de juguetes, inicialmente, como hojalateros que eran, los realizaban soldándolos, posteriormente introdujeron el engafado.

En 1902 los juguetes eran de arrastre y pintados a mano. En 1912 se fabrica el primer juguete a resorte.

Siempre fueron autodidactas pero fabricaron juguetes de diversa tecnología. En 1931 sacan al mercado el Cine Sonoro Rai el primero en el mundo. Esa tecnología la patentaron en siete naciones diferentes: Alemania, Francia, USA, Suiza, Argentina, Gran Bretaña y cómo no en España. Con ocasión de realizar el cine sonoro, Payá introduce la marca Rai.

Desde el punto de vista del diseño en 1931 también fabrica el, tan apreciado por todos los coleccionistas, coche de carreras Bugatti, llegando a decir el fabricante francés que en su despacho tenía un ejemplar de Payá.

Continuando históricamente llegamos a los años de la guerra civil. Entonces Payá es incautada por la UGT y le encargan a mi padre que realice la matricería para confeccionar la balística del ejército republicano y que organizase la producción de la misma.

Al terminar la guerra civil, es curioso que los juguetes que se crean en esos años son de tamaño pequeño, como por ejemplo el apreciado coche “pulga” . La explicación era la dificultad que existía, en aquella época, de conseguir hojalata en España.

Si nos referimos a los trenes fabricados, tienen una evolución. En principio se realizan por arrastre, luego con resorte y por último eléctricos. En cuanto a galgas 0, y en los años 60 la H0.

En 1945 fabrica la locomotora por excelencia, La Santafé. La saca al mercado el mismo año en que la Renfe la fabricó gracias a que el ingeniero industrial de la Comercial Terrestre Marítima de Barcelona que diseñó la Santafé para Renfe, proporcionó los planos de la misma a Payá ya que dicho ingeniero fue compañero de estudios de mi tío Ismael en la escuela de ingenieros industriales de Barcelona.

Ya en 1948 que fue el centenario del primer tren que circuló en España entre Barcelona y Mataró, los amigos del Ferrocarril de Barcelona, del cual formaba parte mi padre, le encargaron que hiciera una maqueta de trenes en H0 que aún no se fabricaban en España. Mi padre estuvo estudiando la posibilidad pero,  no logró realizar el tren en H0,   la realizó con tres milímetros de mas de ancho y la patentó como galga S. Este tipo de galga solo la fabricó Payá en todo el mundo.

Posteriormente la galga H0 primero la fabricó Juguetes y Estuches en Ibi y posteriormente Payá.

Payá siempre tuvo como principio para la fabricación de juguetes, la política de aprovechamiento y reducción de costes.

En ese mismo año Payá compró la primera máquina de inyección de plástico de marca Sandreto, italiana. En principio solo se fabricaban piezas sueltas como ruedecitas y otros accesorios. Fue en 1954 cuando Payá ya fabricó un juguete totalmente de plástico el “Arre caballito”.

Hasta 1962 no fabricó un juguete de plástico grande el Tiburón Citroen Payá fue el primer juguete que se publicitó por Televisión. Al año siguiente también usó ese medio para anunciar el Palomitón que se fabricó en las naves de Alicante erigidas en 1942 y que dirigía Ismael Payá Rico.

Un detalle a resaltar sobre el tema de la fabricación con resorte y creo que no muy apreciado por los coleccionistas de juguetes y no sé por qué, fue el coche de Bomberos que tenía 7 funciones distintas. Fue un alarde del sistema resorte y por cierto, fue el último diseñado por mi padre. Murió en febrero de 1975.

Otra primicia que aunque no atañe a juguetes tiene que ver con las relaciones entre las familias Payá y Rico. Victor Gisbert padre, era muy amigo de Francisco Torró, esposo de Milagros Payá Lloret, cuñado de los tres fundadores de Payá Hermanos. Francisco Torró era el Director de Administración y Secretario del Consejo de Administración de Payá. A Victor Gisbert le empleó para llevar la contabilidad y estuvo trabajando en Payá hasta que se montó Rico. Como era cuñado de D. Santiago Rico, los fundadores le tuvieron que decir que no podía continuar siendo contable de Payá ya que cuando terminaba la jornada laboral, se iba a Rico y les contaba cómo funcionaba Payá.

Este no fue un caso único. La mayoría de industriales jugueteros de Ibi se formaron en La Escuela de Aprendices y de Formación Profesional que Payá fundó en 1942, la primera de España, y en la fábrica de Payá trabajaron durante años hasta que se fueron independizando.