Museo de Juguetes Antiguos en Alfarnate (Málaga)

Destacado

Casa Museo Expo-Sala Juquetes AntiguosLa Asociación “Lata de Ley”  de Alfarnate, abre sus puertas al público en general con una Expo-Sala-Museo de Juguetes Antiguos.

La Exposición se encuentra en los locales de la Asociación, en la calle Cruz nº 13 de Alfarnate.

El horario de apertura y visitas es: Diario, de 10 a 13 h. y de 17 a 20 h.

Para concertar visitas contactar por e-mail en alguna de las siguientes direcciones de correo-e: info@latadeley.es jubervivas@gmail.com o vía telefónica al 620 52 57 11 (María), 665 37 01 73 (Juan Alberto) o 695 63 08 19 (Antonio).

Tambien puede utilizar nuestro formulario de Contacto haciendo click aquí

Juguetes al microscopio.

(Pascual y Vivas, miembros de nuestra Asociación).

Existen unos juguetes de hojalata que fueron fabricados en el cambio de siglo del XIX al XX y principios de este último, productos del proceso de aplicar la estampación litográfica a la hojalata, acabando así con el más laborioso y lento método de la soldadura de piezas y pintura a mano. De todo el inmenso universo que estalló, ya que era la producción más fabrilmente rápida, nos vamos a centrar en los juguetillos pequeños, casi de bolsillo, de los que surgió el nombre genérico “pennytoys” por ser vendidos a un penique o su equivalente en países como Alemania, Francia o Reino Unido y que solían venderse por las calles o en quincallerías de las grandes ciudades. Y por extensión, todo juguete de tamaño reducido.

leh,ann

Entre estas piezas estamos hablando de cubitos de playa, panderetas, tamborcillos, molinillos, palas, cestas de jira, cabases, latas de chocolatinas, barquilleras, vajillas, mobiliario, regaderas y un largo etcétera, sin más mecanismos que el del simple manoseo. Sin embargo, sus estampaciones litográficas los hacen poderosamente atractivos, si a ello además sumamos la pátina oscurecedora del tiempo. Al igual que las flores atraen a las abejas con su colorido, estos juguetes, que no disponían, como otros, de automatismos a cuerda poderosamente atractivos, debían maquillarse primorosamente para atraer a los niños.

DSCF5219

Al margen de que muchos de estos juguetillos representaban en sus superficies el tema para el que habían sido concebidos; por ejemplo, es fácil que en un cubo de playa haya representado un niño en la playa, aparecen otros temas en otros juguetes sin que aparentemente tenga una explicación la representación con la intención del juguete, o sea, se trata en muchas otras ocasiones una temática genérica, con la única intención del placer de ilustrar o la intención de atraer. Por eso podemos ver molinos de viento en una cesta de jira o una gheisa  en el fondo de una bandeja de mesa. Sigue leyendo

REYES MAGOS vs PAPA NOEL ( la contención vs la inmediatez).

(Por Marcelino Hernández del Rey, estudioso, coleccionista y amigo)

Las personas vivimos el presente, esa es nuestra única realidad, aunque también seamos capaces de rememorar nuestro pasado y a su vez fantasear sobre el futuro.

Resulta tan fácil y por lo tanto frecuente, que la idealización del futuro, siempre incierto,  ya sea por la magnificación de acontecimientos previstos o la concepción de situaciones idílicas, termine apropiándose del presente cierto y muchas veces desatendido.

El estar muy pendiente de lo venidero, el solo esperar el cumplimiento de la felicidad en supuestos futuros, en definitiva, el vivir hoy para lo que pase en el inalcanzable mañana, nos roba el presente y por lo tanto la vida.

Algo muy distinto ocurre cuando un futuro cierto nos  proporciona un presente de deleitación en la expectativa de su inexorable cumplimiento. Es decir, cuando la preeminencia de un hecho conforma de manera creciente nuestro presente mediante la orientación de nuestra atención, imaginación y actos, hacia la configuración fantástica del hecho feliz que viviremos.

ibi

Al periodo que trascurre desde los primeros inicios de atención hacia el hecho futuro gozoso y su manifestación, le llamamos expectativa feliz. Y éste, es el asunto de mi intervención.

La infancia es un mundo de certidumbres, casi todas felices, con el paso de los años éstas se van diluyendo hasta desaparecer y al llegar a la edad adulta la única certidumbre que tenemos  resulta trágica.

Certidumbres de la infancia son: el indestructible vinculo de los padres, la solidez del hogar, también el ambiente emocional y moral en el que vives… De todas las certidumbres, unas materiales y otras emocionales o espirituales, una de ellas resulta mágica, y en ella reside el anclaje que configura el universo de la infancia. Un mundo ideal, un destello de eternidad para la humanidad, una circunstancia feliz. Y esta circunstancia es la festividad de los Reyes Magos de Oriente. Sigue leyendo

Payá Hermanos, fábrica de juguetes y cuchillería.

Nave maquinaria 1928(En exclusiva por Raimundo Payá Moltó, tercera generación de Payá, para nuestra web).

 

La familia Payá fundó la empresa juguetera a partir de su primer negocio: eran hojalateros. En consecuencia nació una empresa poliédrica y muy innovadora.

A finales del s.XIX en 1893 empezó a cambiar el pueblo de Ibi de agrícola a industrial gracias a la fabricación de juguetes. Juguetes, en la zona catalana, ya fabricaban profesionales pero de modo artesanal no industrial. Esta fue la novedad que introdujo la familia Payá.

En 1912 Payá inicia una nueva sección, totalmente diferente a los juguetes: la cuchillería.

Si profundizamos en el tema de juguetes, inicialmente, como hojalateros que eran, los realizaban soldándolos, posteriormente introdujeron el engafado.

En 1902 los juguetes eran de arrastre y pintados a mano. En 1912 se fabrica el primer juguete a resorte.

Siempre fueron autodidactas pero fabricaron juguetes de diversa tecnología. En 1931 sacan al mercado el Cine Sonoro Rai el primero en el mundo. Esa tecnología la patentaron en siete naciones diferentes: Alemania, Francia, USA, Suiza, Argentina, Gran Bretaña y cómo no en España. Con ocasión de realizar el cine sonoro, Payá introduce la marca Rai. Sigue leyendo

Extracto de la Historia de los Juguetes

El juguete se creó con el hombre. Figurillas encontradas en tumbas prehistóricas junto a osamentas infantiles hacen creer que sirvieron de muñecas en vida y de ajuar fúnebre después.caja de música

Hasta hace muy poco, los juguetes los fabricaron los mismos niños o sus virtuosos padres, aprovechando desguaces de enseres inservibles de cerámica, madera o tejido. Sólo los hijos de altos nobles o personajes acaudalados tuvieron el deleite de juguetes de lujo. En este campo se movían los artesanos que, a la par que su actividad específica, recibían encargos especiales para los que estaban dotados y, en muchos casos, exigían la colaboración de diferentes especialistas en la creación de un mismo juguete. En resumen, caprichos que sólo podían pagar los ricos.
Sigue leyendo